• Search

    Operación Reinhard: cómo sabemos sobre los campos de la muerte de la Operación Reinhard

    Esta publicación también está disponible en: English Français

    ¿Cómo sabemos sobre los campos de la muerte de Treblinka, Belzec y Sobibor de la Operación Reinhard?

    Treblinka, Belzec y Sobibor durante la guerra:

    Durante el primer mes de funcionamiento de Belzec (noviembre de 1941), el primer campo de exterminio construido, comenzaron a surgir informes de la resistencia clandestina polaca. Lo más significativo es que estos informes resaltaban que grandes cantidades de judíos ingresaban en el campo y nunca salían. Surgieron informes similares sobre Treblinka y Sobibor rápidamente una vez que los nazis hubieran establecido estos campos de exterminio. La información se abrió camino a los guetos judíos y, en 1942, Jan Karski, miembro de la resistencia polaca, entregó la información sobre los campos de exterminio a los Aliados Occidentales. Abundaban los rumores sobre el método de asesinato. Fuera de la Europa ocupada por la Alemania nazi, estos informes se reimprimieron en diversas publicaciones en tiempos de guerra. Como muchos de estos reportes carecían de información fidedigna, corrían indiscriminadamente los rumores falsos o infundados. Era muy difícil obtener información precisa sobre los campos de exterminio debido a los esfuerzos nazis de encubrir sus crímenes. De manera similar, pasar información clandestina durante la guerra era una tarea muy peligrosa.

    Investigaciones y testimonios de posguerra:

    En el verano de 1944, el Ejército soviético liberó numerosos campos de la muerte en su avance hacia Berlín. Poco después de encontrar los campos, los investigadores de esta milicia entrevistaron a los habitantes locales y realizaron un examen físico de los tres sitios liberados: Belzec, Treblinka y Sobibor. Entre 1944 y 1945, la Comisión Central Histórica Judía de Polonia recopiló testimonios de sobrevivientes y transeúntes sobre los tres campos, para finalmente publicar memorias y estudios en yidis y polaco. Asimismo, la Comisión analizó documentos relacionados con los campos. En otoño de 1945, los inspectores de la Comisión Central para la Investigación de Crímenes Alemanes de Polonia examinaron Belzec, Treblinka y Sobibor. Excavaron varias fosas de Treblinka y descubrieron cantidades importantes de cenizas, huesos y otros restos humanos. Al igual que otras comisiones, recopilaron declaraciones de testigos presenciales y analizaron documentos nazis en relación con los campos. Concluyeron que Treblinka, Belzec y Sobibor habían sido campos de exterminio masivo. La Comisión Central estimó que la cantidad de víctimas ascendía a 1,631,000 personas. Esta cifra se reexaminó y se ha reducido a unas 1,400,000 aproximadas. Directamente después de la guerra, incluso algunos perpetradores nazis mencionaron los crímenes cometidos en Treblinka, Belzec y Sobibor. Por ejemplo, en 1945, Kurt Gerstein, un oficial de las SS que había visitado Treblinka y Belzec, escribió un informe detallado sobre los gaseos que presenció en Belzec.

    Government of the Republic of Poland, Ministry of Foreign Affairs MSZ, 1942
    Gobierno de la República de Polonia, Ministerio de Asuntos Exteriores MSZ, 1942 (dominio público), a través de Wikimedia Commons. (Enlace al informe en PDF)

    Juicios de posguerra:

    En contraste con otros campos, tomó tiempo detener y llevar ante la justicia al personal de la “Aktion Reinhard” (Treblinka, Belzec y Sobibor). Cuando los nazis cerraron los campos en 1943, se dispersó al personal y se le asignaron otras funciones. Algunos murieron antes de que terminara la guerra; otros asumieron identidades falsas y huyeron a otros países. En 1948-1950, algunos de los oficiales de las SS que habían prestado servicio en los campos fueron arrestados y sometidos a juicio. Algunos de los guardias ucranianos también habían sido aprehendidos e interrogados en 1944 y 1945, pero sus testimonios no estuvieron disponibles en Occidente hasta décadas después.

    En la década de 1960, Alemania Occidental comenzó una serie de investigaciones sobre los campos de la Operación Reinhard. Se arrestó y sometió a juicio a numerosos guardias ucranianos y de las SS que habían prestado servicio en uno de los tres campos. El juicio contra Adolf Eichman en Israel, a principios de la década de 1960, atrajo considerable atención sobre los campos de la muerte de la Operación Reinhard. Varios sobrevivientes de Treblinka y Sobibor dieron su testimonio durante este procedimiento judicial. El interés público en estos campos no se ha desvanecido, y al día de hoy continúan las iniciativas para enjuiciar a los guardias y al personal. Por ejemplo, Ivan Demjanjuk, que había emigrado a los Estados Unidos, fue acusado en 1986 de ser “Ivan el Terrible”: un guardia ucraniano de extrema crueldad en el campo de Treblinka. Demjanjuk fue deportado a Israel y llevado a juicio en 1987. El tribunal israelí lo condenó y lo sentenció a muerte, pero la sentencia se derogó cuando surgieron nuevas pruebas que indicaban que Demjanjuk había estado en Sobibor, no Treblinka. En 2010, lo volvieron a enjuiciar por su papel en Sobibor y fue condenado en mayo de 2011.

    Las investigaciones desde aquel entonces:

    Se han realizado una serie de investigaciones oficiales en los tres campos de la muerte de la Operación Reinhard, que se mencionan a continuación: 

    Belzec 

    Desde 1997 hasta 1999, el arqueólogo Andrzej Kola llevó a cabo un estudio cuidadoso de los terrenos de Belzec. Al realizar perforaciones cada 7,6 m (25 pies), descubrió las ubicaciones exactas de las fosas comunes. Su intención no era excavar las fosas propiamente dichas, sino trazar sus ubicaciones y dimensiones para que las autoridades pudieran evitarlas cuando erigieran un nuevo monumento a las víctimas. Además, Kola realizó algunas excavaciones de los edificios.

    Sobibor

    En 2001, Kola estudió los terrenos de Sobibor y encontró sin lugar a dudas siete grandes fosas comunes y varios edificios del campo. En 2007, el destacado arqueólogo israelí, Yoram Haimi, junto con otros arqueólogos, llevó a cabo una investigación en Sobibor. Al igual que Kola, encontraron muchos artefactos y mapearon la ubicación de los edificios del campo. El trabajo de Haimi en Sobibor continúa a la fecha y, recientemente, se ha documentado en un informe. En 2012, le solicitaron que realizara trabajo arqueológico adicional para poder erigir un nuevo monumento conmemorativo.

    Treblinka

    Como antes se mencionó, ya en 1945 la Comisión Central para la Investigación de Crímenes Alemanes en Polonia llevó a cabo una investigación del campo de la muerte de Treblinka. En el transcurso de la indagación, excavaron varias fosas de Treblinka y descubrieron cantidades de cenizas, huesos y otros restos humanos. No se realizaron más investigaciones hasta 2010, cuando Caroline Sturdy Colls, arqueóloga forense, comenzó una exploración científica de los terrenos. Mediante la tecnología de radar de penetración terrestre (GPR, por su sigla en inglés), Colls ha realizado una identificación preliminar de “numerosas fosas enterradas… de considerable tamaño y profundidad, una en particular mide 26 x 17 m [85 x 58 pies]”. Colls remarcó que “otras cinco fosas de tamaños distintos y de al menos la misma profundidad” se encuentran en las cercanías del primer pozo. Además, “dado su tamaño y ubicación, existen fuertes motivos para argumentar que se trata de zonas de sepultura”. El trabajo de Colls ha recibido numerosos reconocimientos y ha reavivado el interés público en los campos de la muerte.

    Cover of Stroop Report. By Unknown Jürgen Stroop [Public domain, Public domain, Public domain, Public domain or Public domain], via Wikimedia Commons.
    Portada del Informe Stroop. Jürgen Stroop, de autor anónimo [dominio público] a través de Wikimedia Commons.