• Search

    Kristallnacht: autorización de Hitler

    Esta publicación también está disponible en: English Français

    ¿Cómo sabemos que Adolf Hitler autorizó el pogromo denominado Kristallnacht?

    Para exonerar a Adolf Hitler, varios negacionistas del Holocausto argumentan:

    Adolf Hitler no sabía del pogromo Kristallnacht y no lo autorizó. El negador del Holocausto David Irving afirma que Josef Goebbels, ministro de propaganda, inició el pogromo sin que Hitler lo haya autorizado y sin que estuviera informado al respecto.[1]

    Los hechos son:

    La evidencia disponible indica que Adolf Hitler sabía del pogromo Kristallnacht y que lo autorizó. Al mediodía del 9 de noviembre de 1938, Josef Goebbels informó a Hitler sobre los primeros frentes de los hechos violentos extendidos. Hitler autorizó que prosiguieran los actos de violencia de Kristallnacht e incluso dio su aprobación para que se intensificaran. 

    Los hechos relativos al conocimiento y la autorización de Kristallnacht por Hitler:

    El diplomático nazi alemán Ernst vom Rath fue asesinado por un adolescente judío en París el 9 de noviembre de 1938. Vom Rath murió a las 5:30 p.m. Más temprano ese día, ya se habían registrado varios casos de violencia antisemita en Alemania. Josef Goebbels, el ministro nazi de propaganda recibió información sobre el inicio de disturbios en dos lugares de Alemania. Hitler y Goebbels conversaron sobre estos incidentes antes de asistir a una cena juntos en el antiguo Ayuntamiento de Múnich. Varios testigos oculares informaron que Goebbels y Hitler tuvieron una discusión intensa esa noche durante la cena. En su diario, Goebbels indicó ese día: “Voy a la recepción en el antiguo Ayuntamiento. Actividad colosal. Informo al Führer sobre el asunto. Él ordena: dejen que las manifestaciones prosigan. Retiren a la policía. Los judíos deben sentir la furia del pueblo. Así es”.[2] Hitler se fue de la cena cerca de las 9:00 p.m. y dejó que Goebbels diera el discurso que él mismo había dado durante los últimos cinco años, lo cual llamó mucho la atención. El informe del Tribunal supremo del partido nazi, realizado luego del pogromo, indicó que Goebbels dio un discurso enardecedor en el que informó a los Gauleiters (líderes del distrito del partido) sobre el desorden que estaba sucediendo en algunas regiones de Alemania. Los asistentes recuerdan que Goebbels mencionó la aprobación de la violencia por parte de Hitler, incluida la violencia futura contra los judíos: “en su instrucciones, el Führer ha decidido” que las próximas manifestaciones no deben ser detenidas.[3] Los Gauleiters en la reunión entendieron sus órdenes de la siguiente forma: “el partido no debe aparecer para el mundo externo como aquel que originó las manifestaciones, sin embargo, en la realidad, debe organizarlas y llevarlas a cabo”.[4] Luego del discurso de Goebbels fueron de inmediato a los teléfonos y emitieron órdenes a sus subordinados en Alemania para que inciten y motiven la violencia.

    Berlin, 1933. Bundesarchiv, Bild 102-03016 / CC-BY-SA 3.0 [CC BY-SA 3.0 de (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/de/deed.en)], via Wikimedia Commons.
    Bundesarchiv, Bild 102-03016 / CC-BY-SA 3.0 [CC BY-SA 3.0 de (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/de/deed.en)], a través de Wikimedia Commons

    Conclusión:

    En oposición a lo que los negacionistas del Holocausto declaran, Adolf Hitler sabía del pogromo Kristallnacht y lo autorizó. Académicos reconocidos afirman que la evidencia conduce a la siguiente conclusión: Goebbels informó a Hitler sobre los disturbios antisemitas durante en horas tempranas de la tarde del 9 de noviembre de 1938; durante su cena con Goebbels, Hitler autorizó la intensificación de las actividades de violencia. Esta actividad fue organizada y motivada por la SA (tropas de asalto) y las SS. Hitler se fue de la cena para que la comunidad internacional no pudiera declararlo responsable de la destrucción y violencia que sucedieron. Con la autorización de Hitler, Goebbels dio el discurso de Hitler en su lugar, invitando a la acción a los Gauleiters, quienes llevaron a cabo el plan de inmediato luego del discurso.

    NOTAS

    [1] Richard J. Evans, David Irving, Hitler and Holocaust Denial, Sección (4)(4.3)(c)(ii)(A)(2) en www.hdot.org, “Expert Witness Reports”.

    [2] Entrada en el diario de Josef Goebbels, 9 de noviembre de 1938, según se la cita en el trabajo de Richard J. Evans, David Irving, Hitler and Holocaust Denial, Sección (4)(4.3)(c)(ii)(A)(3-5).

    [3] Richard J. Evans, David Irving, Hitler and Holocaust Denial, Sección (4)(4.3)(c)(ii)(B)(5).

    [4] Richard J. Evans, David Irving, Hitler and Holocaust Denial, Sección (4)(4.3)(c)(ii)(C)(3).