• Search

    Einsatzgruppen: la autenticidad de los informes de los Einsatzgruppen

    Esta publicación también está disponible en: English Français

    ¿Cómo sabemos que los informes de los Einsatzgruppen son auténticos y no están falsificados?

    Los negacionistas del Holocausto argumentan lo siguiente:

    Existen dudas sobre la autenticidad de los informes de los Einsatzgruppen: “al menos en parte estamos tratando con documentos manipulados”.

    Los hechos son:

    El origen de los informes de los Einsatzgruppen está muy bien documentado. No hay duda sobre su autenticidad. Incluso durante el juicio a los Einsatzgruppen, los abogados de la defensa no cuestionaron su autenticidad. La defensa se concentró en refutar la información en los mismos.

    ¿Qué dicen los negacionistas del Holocausto?

    Carlo Mattogno, un negacionista italiano del Holocausto, cuestiona la autenticidad de los informes de los Einsatzgruppen al alegar lo siguiente: “…algunos investigadores revisionistas manifestaron dudas sobre la autenticidad de los informes y consideran que al menos una parte de ellos fueron manipulados”. Según Mattogno, “se supone, por lo tanto, que los alemanes distribuyeron decenas de miles de páginas de documentos sobre los asesinatos en masa cometidos por los Einsatzgruppen, luego sintieron la necesidad de exhumar y quemar los cuerpos, ¡pero se olvidaron de destruir los documentos que los incriminaban!”. Señala que “supuestamente los informes fueron encontrados por los aliados en las oficinas de la RSHA de Berlín. Resulta muy extraño que los alemanes hayan dejado que este material incriminatorio caiga en manos de su enemigo, a pesar de que podían haber quemado fácilmente algunas pilas de papel a tiempo”.[1]

    ¿Qué son los informes de los Einsatzgruppen?

    A medida que los Einsatzgruppen A, B, C y D llegaban a la Unión Soviética detrás de la Wehrmacht (fuerzas armadas regulares alemanas), se dividieron en subunidades y se esparcieron en sus áreas asignadas. Cada subunidad preparaba un informe sobre sus actividades en el campo y los presentaba ante su Einsatzgruppen específico (A, B, C o D) alrededor de una vez por semana.

    En cada uno de los cuarteles principales de los Einsatzgruppen, los informes de sus subunidades se reunían en un único informe. Luego, enviaban este informe a la oficina de Reinhard Heydrich en Berlín por telegrama, radio o correo alrededor de una vez por semana. Estos informes se conocían como los Informes de actividad y situación de la policía de seguridad y la SS en la USSR (ASR).

    En Berlín, estos informes de los cuatro Einsatzgruppen se compilaban en un informe integral, llamado Informe de situación de las operaciones (OSR). Se los preparó desde junio de 1941 hasta el 1 de mayo de 1942. Los OSR circulaban entre los oficiales militares del gobierno nazi, incluida la Wehrmacht.

    Los documentos que fueron encontrados vinculados a las actividades de los Einsatzgruppen son:

    • Ocho Informes de actividad y situación de los comandantes individuales de los Einsatzgruppen desde el 31 de julio de 1941 hasta el 31 de marzo de 1942.
    • Casi todos los 195 Informes de situación de las operaciones preparados en Berlín (solo falta uno en la serie). Están fechados desde junio de 1941 hasta el 1 de mayo de 1942.[2]
    • Cincuenta y cinco Informes de los territorios ocupados del este. Los OSR dejaron de emitirse en mayo de 1942 y fueron reemplazados por los Informes de los territorios ocupados del este, para cubrir el resto de 1942 y parte de 1943. Se compilaban en Berlín y se emitían una vez por semana los viernes.
    • Dos informes integrales preparados por Franz Stahlecker, el líder del Einsatzgruppen A. Estos informes largos (130 a 150 páginas) no se enviaban mediante los canales de presentación de informes regulares. El primer informe Stahlecker cubría todas las actividades del Einsatzgruppen A, hasta el 14 de octubre de 1941. El segundo no tiene fecha, pero parece ser a partir de febrero de 1942. El segundo informe Stahlecker actualiza al primero.[3]
    • Un informe largo de Karl Jäger, el comandante del Einsatzkommando 3 (una subunidad del Einsatzgruppen A). Este informe cubre todas las actividades del Einsatzkommando 3 desde el 21 de junio de 1941 hasta el 1 de diciembre de 1941 e indica un total de 137,346 judíos asesinados. La ubicación, fecha y cantidad total exacta de víctimas judías se indica para cada día: 113 operaciones en 71 ubicaciones distintas.[4]

    ¿Dónde se encontraron los informes?

    Cuando los rusos liberaron Berlín tomaron varios documentos nazis y se los llevaron a la Unión Soviética. Estos documentos recién estuvieron disponibles a inicios de 1990. No obstante, los rusos no fueron consistentes en lo que tomaron: “Cuando los rusos ocuparon Berlín en 1945, revisaron los archivos oficiales alemanes con más vigor que discriminación, enviaron parte del material a Rusia, otra parte la destruyeron y dejaron el resto desordenado en el suelo. Hicieron esto siguiendo un sistema difícil de comprender: vaciaban los papeles en el suelo y enviaban los archivadores que los contenían”.[5] Los norteamericanos y los británicos recogieron los documentos restantes.[6]

    Una serie completa de 195 OSR se encontró en el cuarto piso de los cuarteles principales de la Gestapo en Berlín. Estos OSR fueron encontrados el 3 de septiembre de 1945 por el Grupo documentario de Berlín n.° 6889, una unidad especial encargada de localizar y secuestrar los documentos alemanes. El certificado de recepción indicaba que los informes formaban parte de una colección que pesaba dos toneladas e incluía 578 carpetas con documentos de los archivos de la Gestapo y la RHSA, entre otros. Los doce archivadores sueltos con los OSR recibieron los números de carpeta E316 a E335.

    Todos los documentos capturados se guardaron en un centro de documentos temporario donde fueron analizados para utilizarlos en los juicios a los criminales de guerra. Los documentos seleccionados recibieron números de serie preliminares y fueron enviados a la oficina de Telford Taylor, el fiscal principal en el juicio del Tribunal Militar Internacional. Allí, fueron catalogados y enviados al Departamento de análisis de la División de documentación, liderada por Benjamin Ferencz, donde fueron examinados en mayor profundidad para determinar su valor como prueba. Los analistas de evidencia crearon una carátula que describía los documentos, su fecha, la cantidad de páginas, la fuente y la ubicación del original, las personas mencionadas en el documento, un resumen del contenido y el nombre de la persona que realizaba el análisis, como así también su fecha. Se realizaban copias fotostáticas de los originales y estos eran guardados en un sitio a prueba de incendio. Se realizó una traducción legalizada de cada documento. En última instancia, casi 1,600 toneladas de documentos de toda Alemania fueron procesados de esta manera.[7]

    Otto Ohlendorf, líder del Einsatzgruppen D, en su testimonio durante el Juicio de Nuremberg a los Principales criminales de guerra (1946/1947) mencionó los reportes OSR, pero nadie siguió el rastro o trató de localizarlos. Un año más tarde, un analista mencionó a Ferencz los doce archivadores. Una de las analistas, Barbara Ritter, recuerda con mucha excitación cuando se encontraron los archivadores y el personal vio la información que contenían.[8]

    Ferencz voló a Berlín para mostrar a Taylor su hallazgo. Taylor, que ya estaba implicado en varios juicios, no tenía tiempo ni personal para seguir el juicio de los crímenes de los Einsatzgruppen, por lo que Ferencz asumió el cargo de fiscal principal en un juicio de los Einsatzgruppen.[9]

    Más adelante se descubrieron otros informes de oficiales nazis. Los informes de Stahlecker están en los Archivos centrales de Moscú, y aparentemente se los encontró en Riga, Letonia.[10] El informe de Jäger está en los Archivos centrales lituanos en Vilna, Lituania.[11]

    El negacionista del Holocausto Carlo Mattogno argumenta que “resulta muy extraño” que se haya encontrado este “material incriminatorio” ya que los alemanes podrían haberlo quemado fácilmente. Esto se vuelve menos “extraño” cuando entendemos que en el caos de la retirada nazi y el colapso del Tercer Reich, los nazis no destruyeron literalmente toneladas de documentos. De hecho, los nazis olvidaron destruir una instalación de almacenamiento completa (ahora llamado Centro de documentación de Berlín), que fue descubierta intacta luego de la guerra. Este tesoro de documentos contiene 11,000,000 de tarjetas de membresía al NSDAP, archivos personales de los oficiales SS, documentos de miembros de las tropas y documentos sobre otras organizaciones afiliadas al NSDAP (paramilitares y civiles).[12] No es tan “extraño” que los aliados hayan recuperado esos documentos. Esto es válido en particular para los OSR, que se encontraron en una oficina abandonada hace tiempo en Berlín, luego de la huida o muerte de sus ocupantes.

    Conclusión:

    En efecto, no se suponía que los aliados encontrasen los documentos indicados. Ante el colapso inminente del Tercer Reich, los oficiales nazis entraron en caos. A medida que su país se desintegraba a su alrededor, los alemanes dejaron toneladas de documentos detrás, simplemente por olvido de destruirlos. Entre estos documentos se encuentra una serie completa de informes sobre las actividades de los Einsatzgruppen.

    Una vez más, cabe destacar: en el juicio de crímenes de guerra a los Einsatzgruppen, los abogados de la defensa no cuestionaron la autenticidad de los OSR, sino que argumentaron que la información en los mismos no era confiable (¡lo cual también es falso!).

    NOTAS

    [1] Carlo Mattogno y Jürgen Graf, Treblinka: Extermination Camp or Transit Camp? (Theses & Dissertations Press, 2004), p. 205 en http://vho.org/dl/ENG/t.pdf.

    [2] Toda la colección de informes puede leerse en el trabajo de Yitzhak Arad, Shmuel Krakowski y Shmuel Spector (editores), The Einsatzgruppen Reports: Selections from the Dispatches of the Nazi Death Squads’ Campaign Against the Jews in Occupied Territories of the Soviet Union July 1941-January 1943 (Holocaust Library, 1989). También están disponibles en Internet en http://www.holocaustresearchproject.org/einsatz/situationreport.html.

    [3] Ronald Headland, Messages of Murder: A Study of the Reports of the Einsatzgruppen of the Security Police and the Security Service, 1941-1943 (Fairleigh Dickinson University Press, 1992), pp. 152-154.

    [4] Ronald Headland, Messages of Murder: A Study of the Reports of the Einsatzgruppen of the Security Police and the Security Service, 1941-1943 (Fairleigh Dickinson University Press, 1992), pp. 154-158. Se puede leer el Informe Jäger completo en http://fcit.usf.edu/holocaust/resource/document/DocJager.htm.

    [5] Lucjan Dobroszycki, “Captured Nazi Documents on the Destruction of Jews in the Soviet Union”, en The Holocaust in the Soviet Union: Studies and Sources on the Destruction of the Jews in the Nazi-Occupied Territories of the USSR, 1941-1945 (M.E. Sharpe, 1993), pp. 215-221 (see page 217).

    [6] Para más información sobre los distintos tipos de informes sobre las actividades de los Einsatzgruppen y dónde se encontraron, véase Nicholas Terry, “The Einsatzgruppen Reports” (Ereignismeldungen) enhttp://holocaust-history.org/intro-einsatz/einsatzgruppen-reports.shtml.

    [7] Ronald Headland, Messages of Murder: A Study of the Reports of the Einsatzgruppen of the Security Police and the Security Service, 1941-1943 (Fairleigh Dickinson University Press, 1992), pp. 13-14

    [8] Ronald Headland, Messages of Murder: A Study of the Reports of the Einsatzgruppen of the Security Police and the Security Service, 1941-1943 (Fairleigh Dickinson University Press, 1992), p. 14, f15.

    [9] Ronald Headland, Messages of Murder: A Study of the Reports of the Einsatzgruppen of the Security Police and the Security Service, 1941-1943 (Fairleigh Dickinson University Press, 1992), p. 14.

    [10] Ronald Headland, Messages of Murder: A Study of the Reports of the Einsatzgruppen of the Security Police and the Security Service, 1941-1943 (Fairleigh Dickinson University Press, 1992), p.153, f27. Un extracto de este documento se utilizó como evidencia en el Tribunal militar internacional de Nuremberg (USSR 357a).

    [11] Ronald Headland, Messages of Murder: A Study of the Reports of the Einsatzgruppen of the Security Police and the Security Service, 1941-1943 (Fairleigh Dickinson University Press, 1992), p.155.

    [12] Véase National Archives Collection of Foreign Records Seized (Record Group 242)http://www.archives.gov/research/captured-german-records/foreign-records-seized.html.