• Search

    Kristallnacht: el destino de los perpetradores

    Esta publicación también está disponible en: English Français

    ¿Los perpetradores de Kristallnacht tuvieron el castigo que merecían?

    Para exonerar a Hitler y al régimen nazi, los negacionistas del Holocausto argumentan:

    Los perpetradores nazis que cometieron incendios provocados, asesinatos, asaltos y saqueos durante el pogromo Kristallnacht recibieron el castigo adecuado en los tribunales penales.

    Por ejemplo, el negacionista del Holocausto David Irving afirma que Rudolf Hess, el líder del partido nazi y miembro del círculo íntimo de Hitler, “ordenó a la Gestapo y a la corte del partido que investigara los orígenes de la violencia de esa noche y pusiese a los responsables a disposición de los fiscales públicos”.[1]

    Los hechos son:

    La evidencia muestra que los perpetradores alemanes no fueron castigados de forma severa, o de forma alguna, luego de Kristallnacht. La mayoría de los responsables no fueron juzgados. Solo se juzgó a dos hombres ante los tribunales penales, ambos por el delito de “mezcla racial”. Las pruebas demuestran que se perdonó o ignoró el resto de los crímenes, incluidos los asesinatos de judíos.

    “Justicia” y perpetradores alemanes luego de Kristallnacht:

    El 10 de noviembre de 1938, el ministro de justicia indicó a sus oficiales que los crímenes que implicaran “daño material a sinagogas, salones de cementerios y tumbas mediante incendios, explosiones, etc.” como también “daños en tiendas judías” no serían juzgados.[2] Solo se tendrían en cuenta los casos de asesinato, lesiones físicas graves y destrucción de hogares judíos cometidos por “motivos personales y básicos”.[3] La investigación de esta cantidad pequeña de delitos debía realizarse en los tribunales nazis.[4] En 14 casos, incluido el asesinato brutal de 21 judíos, Hitler interrumpió personalmente los procesos. El peor castigo que estos asesinos recibieron fue una advertencia oficial y una prohibición de ocupar cualquier cargo en el partido nazi durante tres años. La mayoría de los delincuentes recibieron castigos menores, o ninguno.[5] De hecho, solo dos casos fueron juzgados por el tribunal. Ambos implicaban la violación de mujeres judías. Estos hombres habían cometido un delito según la ley alemana nazi. Ese delito no era violación, sino ‘profanación racial’ (Rassenschande), es decir, habían comprometido el ideal nazi de pureza racial.

    Damage done to Karlsruhe synagogue during Kristallnacht. See page for author [Public domain]
    Stadtarchiv Karlsruhe, 8/PBS XIV, c85 [Dominio público], a través de Wikimedia Commons.

    Conclusión:

    A diferencia de lo que alegan los negacionistas del Holocausto, no es verdad que el gobierno nazi castigó a los perpetradores alemanes por los crímenes cometidos durante la Kristallnacth. La mayoría de los responsables no fueron juzgados. Solo dos hombres declararon ante el sistema de justicia por el crimen de ‘profanación racial’. Las pruebas demuestran que se perdonó o ignoró el resto de los crímenes, incluidos los asesinatos de judíos.

    Reich Citizenship Law (Reichsbürgergesetz) for the Protection of German Blood and German Honor
    Reichsgesetzblatt (RGBl) I 1935, S. 1146 (parte uno de dos), [Dominio público], a través de Wikimedia Commons

    NOTAS

    [1] David Irving, Goebbels: Mastermind of the Third Reich (Focal Point, 1996), p. 501. Este libro puede descargarse en PDF en http://www.fpp.co.uk/books/Goebbels/.

    [2] Richard J. Evans, David Irving, Hitler and Holocaust Denial, Sección (4)(4.3)(c)(iii)(E)(2) enwww.hdot.org.

    [3] Richard J. Evans, David Irving, Hitler and Holocaust Denial, Sección (4)(4.3)(c)(iii)(E)(1).

    [4] Richard J. Evans, David Irving, Hitler and Holocaust Denial, Sección (4)(4.3)(c)(iii)(E)(2).

    [5] Richard J. Evans, David Irving, Hitler and Holocaust Denial, Sección (4)(4.3)(c)(iii)(E)(3).