• Search

    Einsatzgruppen: judíos y partisanos

    Esta publicación también está disponible en: English Français

    ¿Cómo sabemos que los Einsatzgruppen asesinaron a los judíos porque eran judíos y no porque los nazis pensaron que eran partisanos?

    Los negacionistas del Holocausto argumentan lo siguiente:

    Los judíos fueron asesinados porque eran partisanos, no porque eran judíos.

    Más específicamente, Jürgen Graf, un negacionista suizo del Holocausto, afirma que los judíos “…constituían una parte desproporcionadamente grande de los partisanos” por lo tanto “los ciudadanos judíos sufrieron las medidas de represión alemanas en mayor medida que los ciudadanos no judíos”.[1] Graf admite que hubo “tiroteos ‘salvajes’, es decir, difícilmente pueden excluirse los fusilamientos que se cometieron no como reacción a ataques de partisanos”.[2]

    Arthur Butz, un negacionista norteamericano del Holocausto, argumenta que los Einsatzgruppen tenían la tarea de ocuparse de los partisanos “mediante todos los medios necesarios, por lo que no hace falta decir mucho más para suponer que los Einsatzgruppen mataron a muchos judíos, aunque no sabemos si “muchos” significa 5,000, 25,000 o 100,000. Desde luego, muchos no judíos también fueron asesinados”.[3]

    Los hechos son:

    Las propias palabras y acciones de los nazis dejan en claro que la gran mayoría de los judíos fueron asesinados solo por ser judíos. El número total de judíos asesinados por los Einsatzgruppen (1,150,000) no respalda la idea de que los judíos eran asesinados por ser partisanos. Los judíos solo representaban el 10 por ciento de todos los partisanos en 1944. Se deberían haber asesinado a todos los partisanos, judíos y no judíos tres veces para acercarse apenas a la cantidad de judíos asesinados por los Einsatzgruppen. Además, si los judíos eran asesinados en masa porque eran partisanos, aún no hay forma de racionalizar cómo los Einsatzgruppen asesinaron a los judíos en forma tan indiscriminada, incluidos mujeres, niños, ancianos y discapacitados.

    ¿Qué es un partisano?

    Un partisano es un miembro de una fuerza militar irregular que se opone a la ocupación militar mediante actividades clandestinas. En la Unión Soviética, las unidades de partisanos estaban compuestas por soldados del ejército soviético, comunistas y civiles. Estos partisanos huyeron a los bosques y se levantaron en armas contra las fuerzas de ocupación alemanas. Los judíos que lograron escapar a los bosques en general se unieron a una unidad no-judía, pero también había unas pocas unidades de partisanos conformadas completamente por judíos.

    ¿Cuántos partisanos había en la Unión Soviética?

    La cantidad exacta de partisanos (incluidos los judíos) en los territorios soviéticos ocupados no se puede determinar con certeza. ¿Por qué? Por definición, los partisanos eran luchadores clandestinos, poco organizados, con una membresía variada, y se mantenían escondidos. Kenneth Slepyan, un académico especializado en el movimiento partisano soviético, nos informa que, según las cifras soviéticas de la época de guerra, a fines de 1941 la oposición alemana había casi destruido por completo al movimiento partisano. Sin embargo, en 1942, el movimiento volvió a recuperarse y a partir de junio de 1942, había casi 70,000 partisanos. En agosto de 1942 ese número aumentó a 93,000, en febrero de 1943 a más de 120,000. Sin embargo, Slepyan, observa que las cifras soviéticas son incompletas.[4]

    Yitzhak Arad, un académico respetado que estudia al Holocausto en la Unión Soviética, estima que hubo entre 200,000 y 250,000 partisanos en 1944 (y quizás hasta 350,000). En esta época, los partisanos operaban en cientos de brigadas, entre las cuales 20,000 a 25,000 partisanos eran judíos.[5] A partir de estos números, los más precisos hasta ahora, parece que los luchadores judíos representaban alrededor del 10 por ciento de todo el movimiento partisano.

    La evidencia demuestra que los nazis y sus colaboradores asesinaron a los judíos porque eran judíos:

    Primero y principal, el número total de judíos asesinados por los Einsatzgruppen (alrededor de 1,150,000) no respalda el argumento de que los judíos fueron asesinados porque eran partisanos. Ronald Headland, en Messages of Murder, concluye: “El registro estadístico de asesinatos superó cualquier asociación plausible con las normas de un simple trabajo policial”.[6] Además, no hay forma de racionalizar el asesinato de mujeres, niños y jóvenes judíos como partisanos.

    ¿Qué dice el informe Jäger?

    Karl Jäger escribió uno de los documentos más importantes en los que se indica que los judíos eran asesinados por judíos y no por partisanos. Jäger era el comandante del Einsatzkommando 3 (adjunto al Einsatzgruppe A), que operaba en Lituania. Este documento, el llamado Informe Jäger, se presentó en Berlín el 31 de diciembre de 1941. Indica en forma meticulosa los asesinatos masivos de judíos cometidos por solo una subunidad (EK3) de un Einsatzgruppe en el área de Vilna. También documenta sus actividades desde septiembre hasta noviembre de 1941. Aquí hay tres ejemplos de esa lista:

    12.9.41                       Wilna (Vilna)

    993 judíos

    1,670 judías

    771 niños judíos

    Total: 3,334

    27.9.41           Zysisky

    989 judíos

    1,636 judías

    821 niños judíos

    Total: 3,446

    9.10.41               Svenciany

    1,169 judíos

    1,840 judías

    717 niños judíos

    Total: 3,726

    Estos son solo tres ejemplos del informe Jäger, que indica 113 operaciones individuales en 71 ubicaciones distintas. El número total de judíos “liquidados” por su unidad, en solo cinco meses, fue de 137,346.[7]

    En el resumen de su informe, Jäger deja en claro que los judíos fueron asesinados porque eran judíos y no porque eran partisanos: “Hoy puedo confirmar que el EK 3 cumplió nuestro objetivo: solucionar el problema de los judíos para Lituania. En Lituania, no hay más judíos, aparte de los judíos trabajadores y sus familias”. No escribió “no hay más partisanos”, sino, “no hay más judíos”.

    Los informes de Jäger indican que la teoría de los “tiroteos salvajes” del negacionista del Holocausto Jürgen Graf no está respaldada por las pruebas. El asesinato de los judíos en el este fue la destrucción autorizada por el Estado, sistemática y profunda de cada judío en cada comunidad. La historia es la misma en todas las áreas ocupadas por los cuatro Einsatzgruppen.

    Los nazis hicieron un intento rudimentario y poco convincente para explicar el asesinato de los judíos:

    Los nazis inventaron varias razones para justificar el asesinato de los judíos. Muchas de estas “razones” no tenían nada que ver con la actividad como partisanos. Algunos ejemplos de documentos nazis se indican a continuación:

    OSR 59 (21 de agosto 1941). En Staro-Konstantiov: “Los judíos eran impertinentes e incluso se rehusaban a trabajar… Como respuesta, la brigada SS realizó un operativo contra los judíos en el cual 300 hombre judíos y 139 mujeres judías fueron asesinados”.[8]

    OSR 88 (19 de septiembre de 1941). “El 1 y 2 de septiembre de 1941, los judíos distribuyeron panfletos difamatorios en Berdichev. Como no se pudo ubicar a los perpetradores, 1,303 judíos, entre los cuales se encontraban 875 mujeres judías de más de 12 años, fueron ejecutados por una unidad de oficiales de alto rango de las SS y la policía”.[9]

    OSR 92 (23 de septiembre 1941). “En el gueto de Nevel, que se estableció a casi 3 km fuera de la ciudad y que incluía varias casas de madera, hubo un brote de sarna, según un doctor alemán. Para evitar el contagio, 640 judíos fueron liquidados y se quemaron sus casas”.[10]

    OSR 124 (25 de octubre 1941). “En Mogilev, dos judíos más fueron liquidados por patear a soldados alemanes heridos y por no usar la insignia [amarilla] tal como se ordenó… Cuatro judíos fueron liquidados por instigar a otros a rehusarse a trabajar. Durante el período que cubre el informe, hubo 23 casos individuales de ejecuciones de judíos solo porque no usaban la insignia [amarilla] mientras residían en el pueblo. Un escuadrón de retaguardia del Einsatzkommando 8 estacionado en Minsk hasta el 3 de octubre de 1941, ejecutó a 42 personas más en Minsk. La mayoría eran judíos que no se habían desplazado hasta el gueto o que no habían cumplido la orden de usar la insignia… En Vitebsk, hubo cuatro casos más de exterminio de judíos por merodear fuera del gueto y ganarse la vida pidiendo comida; ellos también se habían quitado sus insignias. Uno de ellos también había hecho un comentario insultante contra los miembros del ejército alemán”.[11]

    Eventualmente, los alemanes dejaron de molestarse en dar siquiera “una razón”.

    Por ejemplo, en el OSR 178 (9 de marzo de 1942), simplemente anunciaron: “Durante una acción contra los judíos realizada el 2 y 3 de marzo, se ejecutaron 3,412 judíos en Minsk, 302 en Vileyka y 2,007 en Baranovichi. En total, 5,721 judíos fueron ejecutados”.[12]

    Por lo tanto, los documentos de los nazis no aclaran que los judíos fueron asesinados porque eran partisanos, sino que revelan que los asesinaban por ser judíos.

    Captured Soviet partisans. Bundesarchiv, Bild 183-N0123-500 / CC-BY-SA 3.0 [CC BY-SA 3.0 de (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0/de/deed.en)], via Wikimedia Commons.
    Partisanos soviéticos capturados. Bundesarchiv, Bild 183-N0123-500/CC-BY-SA 3.0, a través de Wikimedia Commons.

    Conclusión:

    El argumento de los negacionistas del Holocausto, según el cual los nazis mataban a los judíos porque eran partisanos, no se sostiene ante el escrutinio. Las palabras y los documentos de los propios nazis dejan en claro que la mayor parte de los judíos fueron asesinados porque eran judíos. Tampoco se trataba de un asunto de “tiroteos salvajes”, sino que los fusilamientos estaban autorizados por el Estado, eran sistemáticos y permitieron el aniquilamiento total de cada judío en cada comunidad a la que los Einsatzgruppen pudieron llegar. Los perpetradores incluyen a los oficiales de alto rango de las SS, de la policía y su personal, batallones policiales y sus ayudantes locales.

    NOTAS

    [1] Jürgen Graf, The Giant With Feet of Clay: Raul Hilberg and his Standard Work of the “Holocaust”, p. 36 en http://vho.org/GB/Books/Giant/Chapter5.pdf.

    [2] Jürgen Graf, The Giant With Feet of Clay: Raul Hilberg and his Standard Work of the “Holocaust”, p. 36.

    [3] Arthur R. Butz, The Hoax of the Twentieth Century: The Case Against the Presumed Extermination of European Jewry (“Chapter 6: Et Cetera) en http://vho.org/GB/Books/thottc/10.html.

    [4] Kenneth Slepyan, Stalin’s Guerillas: Soviet Partisans in World War II (University Press of Kansas, 2006), pp. 51-59.

    [5] Yitzhak Arad, The Holocaust in the Soviet Union (University of Nebraska Press, 2009), p. 515 y Allen Levine, Fugitives of the Forest: The Heroic Story of Jewish Resistance and Survival During the Second World War (Lyons Press, 1998), p. xxi.

    [6] Ronald Headland, Messages of Murder: A Study of the Reports of the Einsatzgruppen of the Security Police and the Security Service, 1941-1943 (Fairleigh Dickinson University Press, 1992), p. 78.

    [7] Se puede leer el “Jäger Report” en https://fcit.usf.edu/holocaust/resource/document/DocJager.htm.

    [8] Yitzhak Arad, Shmuel Krakowski y Shmuel Spector (editores), The Einsatzgruppen Reports: Selections from the Dispatches of the Nazi Death Squads’ Campaign Against the Jews in Occupied Territories of the Soviet Union, July 1941-January 1943 (Holocaust Library, 1989), p. 100.

    [9] Yitzhak Arad, Shmuel Krakowski y Shmuel Spector (editores), The Einsatzgruppen Reports: Selections from the Dispatches of the Nazi Death Squads’ Campaign Against the Jews in Occupied Territories of the Soviet Union, July 1941-January 1943 (Holocaust Library, 1989), p. 140. Véase también http://www.holocaustresearchproject.org/einsatz/situationreport88.html (Operational Situation Report USSR No. 88).

    [10] Yitzhak Arad, Shmuel Krakowski y Shmuel Spector (editores), The Einsatzgruppen Reports: Selections from the Dispatches of the Nazi Death Squads’ Campaign Against the Jews in Occupied Territories of the Soviet Union, July 1941-January 1943 (Holocaust Library, 1989), p. 152.

    [11] Yitzhak Arad, Shmuel Krakowski y Shmuel Spector (editores), The Einsatzgruppen Reports: Selections from the Dispatches of the Nazi Death Squads’ Campaign Against the Jews in Occupied Territories of the Soviet Union, July 1941-January 1943 (Holocaust Library, 1989), pp. 205, 206.

    [12] Yitzhak Arad, Shmuel Krakowski y Shmuel Spector (editores), The Einsatzgruppen Reports: Selections from the Dispatches of the Nazi Death Squads’ Campaign Against the Jews in Occupied Territories of the Soviet Union, July 1941-January 1943 (Holocaust Library, 1989), p. 307. Véase también http://www.holocaustresearchproject.org/einsatz/situationreport178.html (Reporte de situación operacional n°. 178).